Home » Adiós, Cordera! Y Otros Cuentos by Leopoldo Alas Clarín
Adiós, Cordera! Y Otros Cuentos Leopoldo Alas Clarín

Adiós, Cordera! Y Otros Cuentos

Leopoldo Alas Clarín

Published 1991
ISBN : 9789684130845
147 pages
Enter the sum

 About the Book 

Ya he leído un par de cuentos. Es una relectura pero de hace muchos años y como me sucede casi siempre, no los recuerdo en absoluto pero reconozco perfectamente el olor del libro y sé qué me voy a encontrar al final en el alma.Son tristes, mucho más que La Regenta que tiene un final trágico pero no es en el hoja a hoja, una novela triste.Eso sí. Cordera era una vaca. Podía ser una vaca criada en mi pueblo al cuidado de mi madre o mi tía porque el paisaje es el mismo, con una vía del tren y un túnel. Es de época anterior pero muy fácil de reconocer, también en mi familia se vivía en un caserío con quintana y que era de renta. Parece una foto pero lo que más gracia me ha hecho es que considera a la vaca una filósofa de la vida como pienso yo de otdas las vacas que rumian pacientes y tranquilas en el campo mirándonos con sus grandes ojazos mientras piensan que llevamos una vida de locos.ya está, terminado. Aunque son tristes por lo que cuentan, pues casi todos son historias de seres muy humildes enfrentados a las durezas de la vida, desde el hambre hasta la muerte trágica, no dejan de tener esa ironía caracerísitica de Clarín que te hace sonreír con joyas de palabrejas con las que juega. Llama, por ejemplo, a unas hermanas, las contencioso administrativas por ser expresión favorita de su padre o juega con palabras compuestas como ´lírico dramática para hacernos entender el caracter tontuelo y de listillo sin cultura de un personaje.ni aun retratandote la cosa más terrible deja Clarín de soltar prendas llenas de gracia que le dan a los cuentos un ritmo muy decimonónico españolista porque si bien, algunos son cuentos tan trágicos como aquellos de Wilde de la Cerillera y el ruiseñor y la rosa, Clarín mete nuestro socarron caracter y comicidad en otdas partes. Con decir que tiene un cuento en que un muerto que no se sabe muerto puede leer el pensamiento de su mujer y el recién descubierto amante que piensan ambos en abrazarse morbosamente ante el cadáver oyente.En fin, son cuentos en donde los humildes son bien tratados, con cariño y comprensión aunque sean unos pilluelos ladronzuelos y ateos, donde se burla lo justo de estos personajes que se creen más sabios que nadie y finjen conocimientos y moralidad que no tienen.Desde luego, no están a la altura de La Regenta pero son bonitos.